Gracias amigo

Quizás no sepas nada de mí, no me conozcas lo suficiente como para poder denominarme como un amigo, pero siento que ya tú ya eres parte de ellos. Ya que día a día pierdes un pedazo de tu vida en sentarte a escuchar mi corazón.

No sé hasta que punto me entiendes en todo aquello que intento transmitirte, pero seguro que en cada línea nueva descubres un leve reflejo de ti mismo, de tu día a día, de tu vida en general. Puede que sólo veas mis escritos como los pensamientos que alguien lanza al viento mezcla de un grito desgarrador de auxilio y una explosión de sentimientos o puede que los veas como pequeños fragmentos de un corazón que muestra en cada uno de ellos uno de sus recovecos, sus resquicios más profundos.

No me da miedo asumir que con cada uno de ellos me muestro desnudo ante ti, que me quito mi armadura para que tú puedas conocerme tal y como soy, a ratos irónico, a ratos dulce, a ratos mimoso y otros melancólico, pero eso sí siempre el mismo. Siempre soy ese al que un día la vida le hizo daño al sentir que unos de sus mayores regalos le era arrebatado de las manos sin saber el por qué, el cómo ni el cuándo. Esa bofetada de la vida fue el sentirme traicionado por alguien a quien en su momento le entregue mi amistad incondicional.

Nunca fui bueno al dar las gracias, pero hoy intentaré hacerlo de la mejor forma que sé, con estas palabras que son pequeñas gotas de la sangre que me da la vida, con estas letras que escribo con la tinta de mi corazón y la pluma de mi alegría.

GRACIAS querido amigo porque de una forma incondicional y gratuita me das la vida, me das pie a quitarme la armadura que me asfixia para mostrarme tal como soy.
Me admites con mis defectos y me haces ver que también tengo virtudes.

No me importa de donde seas, ni cual es tu nombre, lo único que quiero saber de ti es que cuidaras la parte de mí que hoy te entrego. Y te digo Gracias por:

• Ser tal como eres.
• Dejarme ser tal como soy.
• Por cruzarte en mí camino.
• Por atender los gritos sordos de mi corazón herido.
• Por permitirme entrar en tu vida a través de estas líneas.
• Y LO MÁS IMPORTANTE TE DOY LAS GRACIAS POR EXISTIR.

Si y por que gracias a ti este espacio es posible, ya que con solo saber que hay
una persona que pierde cinco minutos en atender mis escritos ya me merece la pena seguir publicándolos. Y ya esa persona merece ser denominado MI AMIGO.






jueves, 26 de agosto de 2010

Para mi sobrina, te quiero:

Tras toda nube siempre aparece el sol:


Hoy sé que eres feliz, sonríes y miras a la vida desde lo más alto, gracias a ti aprendí que sólo basta con oír el grito sordo de ayuda que lanza la gente para comprender que con 15 años la vida es más complicada de lo que pensamos. Por eso querida CRISTINA te digo que no te preocupes, que te tomes tú tiempo, porque siempre estaré aquí dispuesto a alargarte mi mano cuando la necesites , cuando tengas las suficientes fuerzas para contarme todo lo qué ocurrió, cual es ese sufrimiento que te atormenta y te hace desgraciada.


Quiero volver a verte sonreír, a notar que vuelves a tener ganas de luchar por la vida, que disfrutas de cada momento y lo haces rodeada de aquellas personas que te merecen la pena (no sé si yo seré una de ellas, pero te diré algo, tú para mi mereces mucho la pena).


Quiero decirte algo y con ello no quiero condicionar tu decisión, ni acelerar el reloj de tu recuperación, la vida es hermosa cuando se aprende a vivirla y sabes que a tu lado viví muchos de los mejores momentos de a mía y espero poder seguir viviendo muchos más en el futuro, sé que te hicieron daño y no pude hacer nada para protegerte de ello, pero quiero que sepas que el dolor cuando se comparte puede llegar a ser más llevadero. Comprendo que no quieras hablar de ello y lo respeto, pero también te digo que mires hacía delante, busca un aliciente en esta vida y comprende que toda aquella persona que te daña no merece ni el más mínimo pensamiento tuyo. Sé también que tus lágrimas no salen de tus ojos y resbalan por tu cara, sino que salen de tu corazón y resbalan por tu alma, que tu dolor es tan profundo que te deja sin aliento ni fuerzas para ver el sol que hay tras las nubes negras de tu pensamiento. Pero quiero que sepas que mis fuerzas son tuyas, porque como amigo que me considero tuyo te digo “si tú saltas yo salto, si tú ríes yo río contigo y si yo puedo tú también puedes lograrlo” ánimo sobrina mía, lucha porque hoy soy egoísta y te necesito, necesito esa complicidad que me das, esa fuerza que tu risa me aporta, el sentir que eres mi hermana pequeña y que me da apoyo en mis malos momentos y la risa en los buenos.


Bueno despedirme dándote las gracias por lanzar tu grito de ayuda desesperado y recordándote que estoy aquí al 100 % para ayudarte a llevar la pesada carga de la cruz que te atormenta, cuando estés dispuesta a compartirla, porque las llagas de la vida se pueden curar con el bálsamo de la amistad.


Te dejo con unas palabras de alieno: háblame siempre que quieras, que cada palabra tuya es una caricia que recibe mi alma endurecida por los palos de la vida, háblame que siempre oiré de entre tus labios tus labios tus caricias.


Besos y recuerda, te quiero Sobrinita .


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada